Lo que la economía y las empresas deben a las telecomunicaciones

07 diciembre 2020
Telecomunicationes software telefonia

Tras los anuncios de confinamiento y salidas de confinamiento nacionales, millones de empleados han tenido que pasar al teletrabajo de la noche a la mañana.

La atención se centra en las diversas aplicaciones de videoconferencia y videoasistencia que facilitan el trabajo "a distancia". Este enfoque oscurece lo que fundamentalmente mantiene a las empresas funcionando: las redes de telecomunicaciones.

Sin embargo, sin ellos, no hay Internet de alta velocidad ni tampoco 4G, y aún menos Zoom, Netflix, WhatsApp y otros servicios que son esenciales para nuestras vidas conectadas.

 

Esta especifidad de la que nunca se habla

 

Cada año, los operadores invierten alrededor de 10.000 billones de euros para reforzar las infraestructuras que apoyan la transformación digital de las empresas, tanto para los particulares como para las empresas.

A fin de seguir ampliando su red de fibra óptica y la cobertura de la red móvil, los operadores deben hacer grandes inversiones que sólo se rentabilizan a muy largo plazo.

Los avances tecnológicos también los obligan a renovar los equipos de telecomunicaciones cada 3 a 5 años para ofrecer cada vez más ancho de banda y controlar mejor el consumo de energía. 


Pedir una demo

Estas inversiones permiten beneficiarse no sólo de la banda ancha de alta calidad y de las redes de muy alta velocidad, sino también de las tarifas fijas y móviles más bajas de Europa e incluso de los países desarrollados. En Francia, la suscripción "triple-play" cuesta 4,5 veces menos que en Estados Unidos y el paquete móvil estándar (50 GB o más) cuesta 5,5 veces menos! A pesar de estos precios bajos, el mercado de consumo representa, gracias al volumen, el 70% de los ingresos de los operadores. Esto es lo que les permite:

  • iniciar nuevos ciclos de inversión 
  • seguir presente en el mercado empresarial con ofertas de débito garantizadas


Un contexto favorable para la adopción de servicios alojados



La crisis sanitaria de Covid-19 ha actuado como una llamada de atención para muchas empresas.

A las que anteriormente dependían de infraestructuras desplegadas in situ les ha resultado mucho más difícil adaptarse a la situación que a las que ya habían optado por herramientas de negocio en la nube.

Las primeros seguían tratando de averiguar cómo hacer que las aplicaciones y los datos sean accessibles en teletrabajo, mientras que las segundas ya estaban trabajando de manera eficáz y operacional.

En el incierto entorno sanitario actual, el echo de poder trabajar sea cual sea la situación es más necesaria que nunca. Una empresa capaz de seguir atendiendo a sus clientes y de vender sus productos y servicios es una empresa en la que se puede confíar. Es una empresa que protege los puestos de trabajo de sus empleados y sigue generando valor. 

Muchos sectores siguen paralizados y resulta difícil seguir trabajando. Para ello hay que acelerar su transición a la tecnología digital. Las empresas de estos sectores necesitan entender las soluciones que mejoran su agilidad y resistencia, soluciones a las que la calidad de las redes de telecomunicaciones de Francia les permite acceder fácilmente, independientemente de dónde estén, de dónde estén sus clientes y de dónde estén sus empleados.

Sin la inversión continua de los operadores de telecomunicaciones, las empresas francesas seguirían utilizando el teléfono alámbrico, las redes de área local y la TI "in situ" del decenio de 1980. 

Las telecomunicaciones están contribuyendo a la transición digital de las empresas. ¿Quieres saber más al respecto? 

Más información